Comunicación de crisis o la oportunidad para que tu colegio se consolide

By 10 enero, 2021Crisis
Cómo detectar una crisis de comunicación, y pasos para gestionarla en un colegio.

En estos tiempos de pandemia, la crisis económica y la tensión que en muchas escuelas se está sufriendo, una buena comunicación de crisis puede ayudar a consolidar la percepción de los públicos internos. 

Presentación que utilicé para la sesión de comunicación de crisis en instituciones educativas

Desde el pasado mes de marzo los colegios se han vuelto espacios de cristal: muchos padres han presenciado las clases online de sus hijos, y han demandado más soluciones a los profesores. Probablemente hayas detectado más rumores en los grupos de WhatsApp de padres, o reacciones más irascibles ante algunos fallos, o admiración por el enorme esfuerzo que han mostrado los profesores durante este tiempo. En cualquier caso, una buena gestión de crisis puede resolver una tensión y lograr que opinión de los públicos internos sea mucho más favorable.

Características de una crisis de comunicación

Ahora que he mencionado los rumores pienso que merece la pena aclarar que no todo es crisis, algo que se escucha demasiado. En comunicación se debe distinguir entre emergencia, incidente, controversia, desastre, conflicto y la crisis.

¿Qué es y qué características tiene? Es una alteración grave y emotiva de las circunstancias sociales de la organización, producida por personas (se les exige responsabilidad), y que produce daños al patrimonio material o inmaterial, y deteriora las relaciones con sus públicos primarios. Una crisis de comunicación tiene, al menos, cuatro rasgos en el modo de sucederse: incertidumbre en lo que pueda ocurrir a continuación; rapidez con la que evoluciona; urgencia para tomar medidas; y apenas hay tiempo para pensarlas adecuadamente.

La crisis se diferencia de las emergencias, incidentes y desastres en su naturaleza política más que técnica. Y de los conflictos en la severidad de la alteración social y la gravedad de los efectos*.

La relevancia de la comunicación de crisis exige que los colegios adopten una serie de medidas previas, como tener un protocolo de actuación y que el equipo que habitualmente vaya a dirigirlo tenga la suficiente capacitación. Porque la velocidad y la gravedad de lo que sucede hace que sea inmanejable si no está previsto o protocolizado.

En comunicación de crisis tienen casi tanta relevancia las decisiones para resolver y reparar los errores como el modo -el estilo y tono- de afrontarlo. Precisamente en un momento en que los sentimientos latentes y explícitos en gran parte de la sociedad son de nerviosismo ante lo incierto del futuro, o miedo ante el coronavirus, cansancio por las implicaciones familiares y sociales, el estilo de nuestra acción debe remarcar el deseo de afrontar la verdad, cuidar a las víctimas y a los afectados, con un sincero deseo de mejorar nuestras instituciones.

Pasos para afrontar una crisis de comunicación en un colegio

Existen decenas de libros teóricos y sobre casos, así que aquí me limitaré a citar los pasos con que se debe trabajar.

En primer lugar crear un comité de crisis, con sus atribuciones y responsabilidades, que cuente con un protocolo y planes de contingencia, y que conozca a fondo el ideario del centro educativo para enfocar el modo de tratar estas situaciones. 

El primer trabajo del comité es agrupar los sucesos cronológicamente, verificarlos y tener los contactos de los implicados e informadores. A continuación elabora el mapa de públicos afectados, con los que deberá comunicarse de manera particular. Ahora ya puede elaborar la postura institucional, que no tiene por qué ser conclusiva, y redactar un argumentario y un documento Q&A para el portavoz y miembros del Comité.

Es de vital importancia constituirse en fuente informativa, y para eso hay que comunicar a través de los canales que conocemos mejor, de manera sincera y creativa. En las redes sociales se debe monitorizar constantemente, para escuchar a los públicos relacionados con la crisis y comunicarse con ellos, hasta que finalice esa crisis. Y ahí no termina el trabajo del comité, pues queda compartir aprendizajes y promover mejoras para el futuro. 

Y es que una institución avanza cuando su ideario, expresado a través de las historias y sucesos, con un estilo identificable, resuelve una tensión, causada por una alteración social por causas propias o ajenas.

Estamos en el momento idóneo para abordarlo porque ahora es más probable que suframos alguna crisis de comunicación. Los públicos perdonan e incluso mejoran su percepción cuando advierten empatía y ven el esfuerzo del colegio por erradicar la causa de la crisis y después establecen protocolos que la impulsan en una mejora de su labor.

* Comunicar en aguas turbulentas Un enfoque ético para la comunicación de crisis. Yago de la Cierva. Eunsa.

Entradas relacionadas:

Este artículo sobre la comunicación de crisis está escrito con motivo de una sesión que impartí para directivos, encargados de comunicación y profesores de Escuelas Católicas, en octubre de 2020.

Leave a Reply